sábado, 7 de julio de 2012

46. Comentarios, de AHG, sobre la crisis económica española, en el diario El Mundo, año 2012

Incluimos un enlace a los comentarios de prensa, de nuestra Asocíación Hispalink-Galicia, sobre la crisis económica en el diario El Mundo, año 2012

http://www.elmundo.es/social/usuarios/ahg/

En estos comentarios destacan los siguientes puntos:

1) No a los excesos en las medidas de austeridad: sólo se saldrá de la crisis española aumentando la actividad productiva. Una mayor producción aumentará los ingresos públicos y disminuirá los gastos del sector público, aumentará el empleo y mejorará la renta per cápita. Un exceso de medidas de austeridad puede agravar la crisis.
2) Impulsar la industria: El principal problema de la economía española es la caída de la producción industrial, cuya disminución se aproxima al 25% en el período 2007-2011. Es necesario impulsar la producción industrial porque ello impulsa la producción de otros sectores y además permite exportar más, disminuir el endeudamiento exterior y salir de la crisis.
3) No despedir funcionarios: No es cierto que España tenga más funcionarios que Alemania. España tiene menos funcionarios y empleados en servicios sociales (educación, sanidad, administración pública, y otros servicios sociales), por cada mil habitantes, que Alemania y otros países avanzados de la OCDE. No sobran en conjunto funcionarios en España. Pueden sobrar en algunas actividades pero faltan en otras.
4) Los españoles no despilfarran en consumo excesivo: No es cierto que los españoles hayan tenido niveles de consumo superiores a su nivel productivo. El consumo por habitante en España era muy moderado y disminuyó a causa de la crisis.
5) Los salarios en España son bajos en comparación con Alemania: La relación salario/productividad es más baja en España que en Alemania. Para alcanzar una mayor convergencia con Alemania los salarios en España tienen que subir, no tienen que bajar.
6) Los trabajadores en España trabajan muchas horas:  Los españoles en general trabajan más horas que los alemanes, se jubilan más tarde, tienen un menor salario. La política económica debe tender a que logremos un mayor grado de convergencia real con Alemania y no a alejarnos de ese objetivo.